• Centro de Aprendizaje para un México Creativo y Sostenible.
    El Patrimonio como medio para la creatividad y el liderazgo.

  • Archivos

  • counter for wordpress

Sangre desquebrajada, hondonada sin luz…

Sangre desquebrajada, árbol sin fronda, hondonada sin luz,

Caída sin tiempo, un pájaro bermejo, se refleja en la poza un destello,

Retorno al lugar sin nombre. Sin carne, el cuerpo se enraizó en una serpiente espejeante

El dragón vive silencioso en el agua… los milenios hacen sus plumas multicolores

Sobre el vacío se levantan plenitudes convexas,

Que reflejando el no-ser atiborran la nada de existencias,

Constelaciones de entes que reverberan,

El campo está sembrado de cabezas olmecas, de pirámides ocultas y palabras muertas,

El arqueólogo extrae un ídolo con sus manos envueltas en la húmeda tierra,

Arranca el tiempo a la devoradora del tiempo,

Y, en el acto, se reconecta,

abre un pasaje en el laberinto del tiempo, un agujero de gusano que conecta con el pasado,

semilla que florece, el arcano que recién emerge le da un nuevo sentido al presente.

En la hondonada aparece la luz, reverdece el árbol, fluye la sangre…

Anuncios

El Retorno de la Luz, el Solsticio de Invierno…

El Retorno de la Luz, el Solsticio de Invierno. Por Alberto Aveleyra.

El gran péndulo del mundo, danzante celestial, guerrero de la luz, esfera solar

Señor de señores, de Este a Oeste día a día, de Sur a Norte y de Norte a Sur año con año.

Su danza es  cosmograma evidente y secreta, la cuadratura de su círculo,

nacida de los cuatro movimientos, contemplados por un rostro en el centro del universo,

rostro de carne solar, hombre-astro,

el hombre que contempla es el sol contemplado

es uno y cuatro espejos, que manifiestan el tiempo.

es el Uno vuelto Dos frente al Tezcatlipoca,

Vacuidad que se ve a si misma es Forma

Forma que se ve a si misma es Vacuidad.

Luz y gravedad, haz y envés del espacio-tiempo,

el Uno vuelto infinito en la curvatura espaciotemporal

manifiesta en constelaciones, galaxias y estrellas.

Circunvoluciones de circunvoluciones,

todo el universo reverbera, sigue vibrando

en las notas inaudibles de estas palabras, fractales, fragmentos,

fracciones, fracasos, frambuesas,

frazadas fraticidas y, francamente, fracturadas frases

que se alzan, desmoronadas ante el silencio primordial

que se siente,

cuando pega el Sol de frente.

Cegado por un instante, un fulgor hilarante donde oscuridad y luz

han quedado más que disueltas

en la mirada del sol  y el rutilante corazón del hombre.

Destellos entre la niebla por Alberto Aveleyra

Destellos, entre la niebla que lleva cargando al invierno,

surcando una ciénaga, los rayos del sol atraviesan el abismo cristalino,

falta el aire por un momento, surcan la mente del hombre memorias y recuerdos,

las impresiones de los años quedan marcadas en la piel,

que con el frío despierta del olvido, aquellos besos y abrazos inventados,

¿qué pasa con el hombre, cuando el tejido de recuerdos adquiere la trama que le hace temer a la muerte?

Fugaces, somos estrellas fugaces,

tan solo por un instante venimos,

a encontrarnos en el camino…

destellos entre la niebla.

Bienvenida al Frío invernal

Con el viento del norte entra el frío invernal,

el cielo transparente, la luna emergiendo de occidente,

el rostro entumido y la nariz fría:

ahí está el instante.

 

Coatlicoe y los muertos

La de la Falda de Serpientes suspendida en el espacio, sus brazos-culebra y su faldellín danzan, con una cadencia que hace que el tiempo, medio se detenga. En esa cadencia, la Coatlicoe se hace acantilado en las montañas del Tepozteco y Amatlán.

Luz hecha piedra, piedra vuelta conciencia humana, ser humano transformado en cosmos, la Gran Madre con ombligo de calaca,

Patas de águila, collarin de corazones y manos, su rostro es el del Monstruo de la Impermanencia y sin embargo nos mira desde una quietud inaudita, terrible, inquietante, que hace perder el aliento.

Su ombligo nos conecta con los muertos, con los ancestros, energía vital que fluye y nutre el movimiento de la Madre Primordial.

Palabras, sombras, arena… por Alberto Aveleyra

Palabras, sombras, arena…

viento solar flotando en esa voz

palabras, cosquillas, aguilas y gavilanes

aliento de tortuga, sombras de jaguar… arena flotando en el viento

QUIAHUIZTLAN, Tierra de la Lluvia 1 por Alberto Aveleyra

Un rayo partió al hombre y lo sumergió en un sueño,

pero el hombre volvió a despertar,

emergió en ese cuerpo trastocado

y creyó que era uno, pero era otro.

Un espejo se quebró, y al crujir su luz,

rostros reflejados se fundieron

en el gran esplendor.

Ciegos, vislumbramos aquella tierra

en que abrazados, festejamos,

saltamos y abrimos las alas…

un río de aves rapaces despliega el vuelo

sobre la tierra sagrada de los abuelos

Quiahuiztlan, la tierra de la lluvia, del mar, del viento y la montaña,

despierta de un largo sueño.